Mi nombre es Joan Asensio, desde el año 1996 estoy en el mundo del perro, comencé mi camino con mi primer Rottweiler llamada Glenda de Casa Noble, a la que le agradeceré toda mi vida el enseñarme a caminar por este mundillo. Con ella hice mis primeras exposiciones y mis primeras camadas. Desde entonces fue un no parar de aprender cosas nuevas hasta el día de hoy y los que vendrán.

He tenido la suerte de presentar perros en diferentes países, lo que me ayudo a ver las diferentes formas de presentar perros. Presente perros en Argentina, España, Italia y los Estados Unidos, además de los distintos viajes a exposiciones puntuales como mundiales y europeas por muchos países.

 

 

Qué es el Handling?

Según el AKC (American Kennel Club) un handler es aquella persona que tiene experiencia en el cuidado, acondicionamiento y presentación de perros de exposición, también explica que experiencia se consigue a través de años de dedicación, trabajo duro y la educación continua.

Para mí, el handling es una profesión que se vive día tras día. Si eres el criador, desde el momento en que nace el cachorro en tu casa, y si no, desde que junto al criador eligen el perro a presentar.

¡Ser Handler es mucho más que ponerse una chaqueta, un traje, o que en la publicidad de tu perro te autonombres como tal!

Lo principal desde mi punto de vista para un handler o un criador, es la autocrítica y el asumir los defectos y virtudes de nuestros ejemplares. De esta forma podremos trabajar para disimularlos o ensalzarlos.

El trabajo del handler comienza en casa, con una buena alimentación, un ejercicio adecuado, un buen entrenamiento y por supuesto, lo más importante, el juego y momentos de entretenimientos con el perro. Únicamente así podremos conseguir tener el feeling necesario con nuestro compañero, solo con esta relación se podrá obtener un buen resultado.

Hay que tener en cuenta que en el ring seremos dos y si alguno de los dos no está bien el otro lo notará, cualquier inseguridad o nerviosismo que tengamos se la trasmitiremos a nuestro perro por la correa, lo mismo que él nos demostrará, por ejemplo, su miedo o su dominancia.

No debemos olvidar tampoco la gran responsabilidad que supone tener el perro de otra persona.

Todas las razas precisan una cierta preparación para el ring, inclusive las razas de pelo corto. Podremos por ejemplo resaltar los colores con champú adecuado y un buen cepillado para lograr el brillo adecuado. La verdad es que aquí sí que vale lo de que pequeñas cosas marcan la diferencia, y en este caso, la diferencia se aprecia a simple vista.

Por otro lado, para cualquier raza es muy importante el estado físico, el perro ha de estar siempre en su peso y condición idónea. Para ello es necesario que nuestro ejemplar realice un entrenamiento físico adecuado a su edad y a las características de su raza, por ejemplo, no es lo mismo entrenar a un bóxer que a un bulldog inglés.

Antes de entrar al ring hay que estar muy atento a la mecánica de juicio de los jueces que van a juzgar a tu perro, lo mejor es prestar atención a como viene juzgando las razas y ejemplares anteriores. Mirar como los hace mover en el ring y qué importancia da a determinadas cosas como tipo, movimiento… para luego poder mostrarle lo mejor de nuestro perro.

Una vez en el ring es donde más pendiente del juez hay que estar, saber que nos está pidiendo y hacer su trabajo lo más fácil posible. ¡Pero nunca, nunca, olvidarnos de que en nuestras manos está nuestro compañero de show! ¡Y es él, el que tiene que quedar guapo en esta escena!

Por último, siempre hay que respetar la decisión del juez. Es muy importante saber que cualquier estándar deja algunas descripciones a libre interpretación de quien lo lea. Hay quienes preguntan al juez porqué perdió su perro, yo no lo veo mal, es interesante saberlo para la próxima vez que juzgue, saber qué es lo que le gusta y que no, entonces sabremos si le presentaremos perros o no, o qué tipo de perros le podemos mostrar.

Lo que siempre hay que entender que el juez es un ser humano que como tal se puede equivocar, o que tan solo su visión del estándar no es la misma que la nuestra, creo que hay que escuchar, aceptar y hasta la próxima.

 

El Handling como Arte y fenómeno social

Después de lo comentado hasta ahora, una de las cosas básicas a tener en cuenta es que la preparación del ejemplar para el show conlleva un trabajo y un entrenamiento previo muy importante, sin el cual sería imposible presentar a nuestro perro en condiciones óptimas. En este punto es donde justifico la figura del handler como profesional ya que, el handling como fenómeno social, surge de la necesidad de algunos propietarios y criadores, que por distintos motivos, no pueden tener sus perros en las mejores condiciones para llevarlo a un show.

No siempre uno tiene el tiempo necesario para entrenar y arreglar a su perro o no se le da lo suficientemente bien, o tan solo pretende que su perro tenga la mejor atención que le puede proporcionar una persona experimentada que vive para él y así darle máximas posibilidades.

Concluyendo este punto, yo lo considero un arte ya que se trata de crear una imagen, la mejor imagen que podamos dar de nuestro perro, y no solo para la vista del juez sino también para el público que esté presente.

 

La diferencia de un perro bien presentado:

Una buena presentación es muchas veces agradecida por el juez, mucha gente cree que los handler ganan porque son conocidos o son amigos del juez, pero no es así.

La tarea de un handler consiste en disimular los defectos y resaltar las virtudes del ejemplar presentado, si al mismo tiempo conseguimos que el juez pueda revisar al perro con tranquilidad, que pueda ver su boca de forma correcta sin necesidad de estar peleándose con él para ver si muerde correctamente, que pueda ver su movimiento sin tirones de la correa y de forma libre y que se encuentre con el perro limpio e impecable, pues es muy lógico que en una exposición de estructura y belleza, gane el perro que mejor se VE.

Para terminar quiero hacer un comentario sobre una conclusión a la que llegue un día, y decía que para tener un perro Top hacen falta 3 cosas imprescindibles, si una de ella nos falla, podremos tener un perro que le vaya bien en las exposiciones, pero nunca un perro TOP.

Los tres elementos para tener un perro Top son:

1.- UN BUEN EJEMPLAR, sin esto directamente no podemos empezar...

2.- UN BUEN CRIADOR, que asuma los defectos y virtudes de su perro y que entienda cual es su función de cara a las exposiciones y que tareas debe delegar.

3.- UN BUEN HANDLER, que sepa sacar lo mejor del ejemplar y plasmarlo en el ring.